¿Sin ganas de leer mucho? Date una vuelta por el Tumblr de Su Nombre en Vano

Tuesday, December 27, 2011

Lo bueno, lo malo, y Ratzinger

Uno quiere relajarse, o mejor dicho, enfocarse en otros proyectos al menos por las fiestas navideñas y tratar de sortear mejor el ajetreo de estas, pero como es de esperarse, nunca falta una palabra (supuestamente, palabra de Dios) que se le queda a uno en la cabeza pensando "¿qué tipo de imbécil puede salirle a uno con algo como esto?" La respuesta no puede ser otra que el "Vicario de Cristo".

Quien desea entrar en el lugar del nacimiento de Jesús, tiene que inclinarse. Me parece que en eso se manifiesta una cercanía más profunda, de la cual queremos dejarnos conmover en esta Noche santa: si queremos encontrar al Dios que ha aparecido como niño, hemos de apearnos del caballo de nuestra razón «ilustrada». Debemos deponer nuestras falsas certezas, nuestra soberbia intelectual, que nos impide percibir la proximidad de Dios. Hemos de seguir el camino interior de san Francisco: el camino hacia esa extrema sencillez exterior e interior que hace al corazón capaz de ver. Debemos bajarnos, ir espiritualmente a pie, por decirlo así, para poder entrar por el portal de la fe y encontrar a Dios, que es diferente de nuestros prejuicios y nuestras opiniones: el Dios que se oculta en la humildad de un niño recién nacido. 

He ahí una tremenda apología a la ignorancia, revestida (como siempre) de la misma aura de misticismo, piedad, y toda la parafernalia que la iglesia católica (y las religiones organizadas en general) pretenden darle a sus mensajes. Pero la idea es clara: "El conocimiento no lo es todo", lo cual podría ser tomado seriamennte de no ser porque se pone por encima de este a un Dios que convenientemente solo se encuentra a través de las enseñanzas de la iglesia católica. Ratzinger, en el colmo de la hipocresía, predica humildad y sencillez, pero siempre caracterizándose a él y a los suyos como los administradores de Dios. Si ese no es el colmo de la sobrerbia, no sé qué lo sea.

Mención aparte merece la idea de que el conocimiento es soberbio. El conocimiento científico puede afirmar que conoce muchas cosas, pero deja de hacerlo con muchas otras. Sin embargo, lo que nos da a conocer nos ayuda a mantener una calidad de vida muy superior a lo que se tenía antes. Por supuesto, en ese proceso, desbarata muchas supersticiones y dogmas que son los pilares de la religión, por lo que no es de extrañar que Ratzinger y otros líderes religiosos no pierdan la oportunidad de tratar de desautorizar este conocimiento. En cualquier caso, la ciencia aun ignora muchas cosas, pero eso no es motivo para poner esa ignorancia en un pilar y llamarla "Dios", y peor aun, en el colmo de la soberbia, jurarse el enviado de este.

Y es por cosas como estas que siempre es agradable ver voces que no dejen de criticar a una institución tan despreciable como lo es la iglesia católica. Hace unos días Christopher Hitchens, escritor, periodista y crítico de la religión, murió debido al cancer que lo aquejaba. Si bien es muy posible que ese cancer se lo haya provocado él mismo, siempre entristece el saber que alguien tan lúcido de mente se nos va.

"Lo que puede ser afirmado sin evidencia, puede ser descartado sin evidencia"

Y es que con declaraciones como estas por parte de los representantes de la iglesia, es justo y necesario levantarse y decir algo. Sin embargo, algo que no deja de asombrarme es la postura de los seguidores de la iglesia católica, quienes se van a indignar más ante la crítica a su amada iglesia, que ante aquello que motiva esa crítica. Hipocresía pura y dura pues.



Por último, ya se acaba el año y estos últimos meses no he escrito gran cosa. Mea culpa por ello y mis propósito será escribir más seguido para el próximo. La navidad la pasé bastante bien, en compañía de familia y amigos y sin prestarle mayor atención al asunto religioso. Ojalá la hayan pasado igual o mejor. Al menos él parece que también la pasó bien.



No comments:

Post a Comment

Blasfema libremente

Post a Comment

"Que esté permitido a cada uno pensar como quiera; pero que nunca le esté permitido perjudicar por su manera de pensar" Barón D'Holbach
"Let everyone be permitted to think as he pleases; but never let him be permitted to injure others for their manner of thinking" Barón D'Holbach